Etiquetas

,

Malas noticias. No puedes.

Pues sí, es así de simple. Sea cual sea tu tipo de carácter, si te has metido en esto de ser madre, seguro que vas a sufrir con cosas relacionadas con tu hijo. Da igual que seas del tipo positivo, del tipo feliz, del tipo protector,… todas sufrimos en algún momento.

17_septiembre_2014_madresufridora

Ahora es el tiempo de la vuelta al cole: primer día para muchos (primer día en el cole de mayores, primer día en la guarde, primer día de instituto,…), cambio de profesores para otros, cambio de compañeros por esa nueva moda de mezclarlos cada varios años,… Todas estas cosas nos estresan, las vivimos con un cierto sufrimiento, y no lo podemos evitar.

Porque además cualquier cosa de este tipo tiene dos fases: primero la preocupación anticipada por el cambio y  después, la preocupación real porque efectivamente tu hijo no lo ha encajado bien.

En mi caso la entrada en el cole de mayores del Rubio fue apoteósica. Sólo os diré que durante el periodo de adaptación (otra de esas cosas que merecen una entrada exclusiva) el Rubio a lo más que llegó fue a sentarse en la silla con la mochila puesta porque él no quería estar allí y estaba preparado para irse. Llantos por mi parte porque en tres meses nacía Chiquitita y no podía permitirme que el Rubio entrase en barrena, reunión con la profe esa misma semana,… En esa ocasión la fase uno de preocupación no existió, el Rubio estaba encantado con ir al Cole de Mayores porque iba a estar con su hermano y nosotros felices. Cuando llegó nada era como él se había imaginado en su cabeza, así que la fase dos de preocupación fue monumental sobre todo porque no nos lo esperábamos. Porque, claro,  el factor sorpresa es otro de los ingredientes clave en esto de la maternidad.

noquieroiralcole

Este año nos ha tocado con el Moreno y también nos ha pillado por sorpresa. Este año tocaba mezcla de clases y mi hijo ha sido uno de los expatriados. Con esto de la tecnología de esas cosas te enteras antes de ver a tu hijo (que no sé que prefiero), el wasap del grupo del cole ardía. Desde que me enteré hasta que fui a recogerle pasaron tres horas. De todo se me pasó por la cabeza: lomal que lo estaría pasando, lo triste que estaría, si debía hablar con los profes para “remediarlo”,… Cuando fui a recogerle el Moreno estaba tan panchito, como si nada!! Porque esta es otra de nuestras capacidades, y por eso os digo que no vas a poder no ser una madre sufridora, somos capaces de preocuparnos anticipadamente por cosas que luego no pasan.

Bien es cierto que una vez que ha pasado la excitación del primer día, el Moreno está más triste porque, como dice él, no están sus amigos en clase y está bien eso de hacer más amigos pero a él ya le gustaban los que tenía.

Yo estoy en esta fase del sufrimiento. Mis hijos son pequeños y las cosas que pasan normalmente son así de pequeñas (gracias a Dios) pero es que los hijos crecen y estos sufrimientos cambian. A mi alrededor sigue habiendo tres generaciones y en todas las madres (y padres) veo esos sufrimientos. Además mientras son pequeños tú puedes tomar medidas para eliminar lo que hace sufrir a un hijo, a medida que crecen dejas de poder tomar esas medidas porque son ellos mismos los que dirigen las riendas de su vida (que es lo que debe ser, pero incrementa un poco si cabe tu nivel de sufrimiento).

try not to worry

Esa es la vida o por lo menos es como yo la veo. No es que esto sea ni bueno ni malo. Si toda la vida fuera fácil, si todo fuera plano, nos perderíamos otro tipo de cosas: los logros, los retos, las metas, las alegrías,…

Un placer. Como siempre.

La sufridora del principio es una ilustración tomada de Fina,la Endorfina (simplemente genial!)

Anuncios