El vagón del silencio

La semana pasada tuve una reunión en Valencia y parece que es costumbre en mi empresa que estos viajes se escoja el vagón del silencio. En esos vagones no se puede hablar, no se oye nada. Entiendo que, quizás, para las personas que se pasan todo el día en un tren de aquí para allá tenga cierto sentido pero ¿para el resto?. Iba acompañada de un compañero de trabajo con el que podría estar trabajando durante el trayecto o simplemente charlando, pero no podemos porque hay que estar en silencio. Soy de las que piensa que una buena conversación e incluso escuchar una buena conversación ajena no tiene precio. Supongo, por la proporción de ese tipo de vagones en el tren, que la mayoría pensamos lo mismo.

silencio

Recuerdo un tren con el que iba con una buena amiga camino de la despedida de otra buena amiga. Estuvimos charlando sin parar todo el trayecto, contándonos nuestras cosas, hablando de niños, de libros, de tonterías,… lo pasamos estupendo y el trayecto se hizo cortísimo. No recuerdo si fue en la estación de llegada o en una parada intermedia que una abuelilla nos paró y nos dijo: “Qué bien me lo he pasado. Qué alegría escucharos, con toda esa vida que vivís. Seguid disfrutando así de la vida!” Algunos pensaréis que qué hacía esa señora escuchando punto por punto nuestra conversación, a mí (y a mi amiga) nos dio igual y si ya veníamos contentas, este comentario nos plantó la sonrisa en la cara durante el resto del día.

Recuerdo otro en el que iba con el Moreno bien pequeño, no creo que llegara a los dos años, tampoco recuerdo a dónde íbamos. Lo que sí recuerdo es que íbamos jugando, cantando, el iba tan entretenido y estaba super simpático. Había dos personas detrás de nosotros, no sé deciros la edad y me dijeron: “¿puede hacer que el niño se calle?”. No me acuerdo lo que les dije (porque estoy segura que mi pronto me pudo) pero ahora que sé lo de los vagones del silencio tengo claro lo que les diría.

Ventanilla-de-Tren

Veo la sombra del tren en el campo. Somos el primer vagón. No me gusta.

No soy yo persona de grandes supersticiones pero indudablemente esa sombra me lleva al Alvia de Galicia. ¿Cuánta gente como yo iba en ese tren? ¿Cuánta como yo en aquel otro tren camino de una despedida o con su pequeño jugando? ¡Qué pena! ¡Cuántas familias destrozadas! Y es que la vida es así. De repente, en un momento, se acaba. No hay tiempo que perder. Las lágrimas para cuando vengan pero no para regodearte en ellas.

Al final acabamos a los 15 minutos en el vagón cafetería, donde no paramos de hablar hasta que llegamos. A la vuelta también teníamos el vagón del silencio, era la hora de la siesta y decidimos aprovechar la circunstancia y entornar un rato los ojos. No hay mal que por bien no venga.

Un placer. Como siempre.

Anuncios

Felicidades Abuelos

Etiquetas

, ,

Hoy se celebra en muchas partes del mundo el día de los abuelos, también en España. Felicidades y Gracias a partes iguales a los abuelos de mis Condicionantes.

Mis abuelos vivían en una ciudad distinta a la mía cuando era pequeña, lo cual complicaba bastante tener una relación real con ellos. Días como hoy puedes leer muchas cosas que dicen los nietos de mi edad de sus abuelos: las cosas que les recuerdan a ellos, los buenos momentos que han pasado juntos, los olores que les llevan a sus cocinas,… No voy a decir que yo no tenga algunos  recuerdos de esos con cada uno de ellos (menos de uno, que ya no estaba cuando yo nací) pero me da pena no tener más.

Abuelos

Me gustaría ser una abuela como esas. Si mis hijos deciden algún día tener hijos  calculo que yo estaré en una horquilla de entre los 60 y los 80 años (Ya… ya sé que eso más que una horquilla parece una peineta de las de llevar mantilla pero no sé hacer una aproximación mejor). Estoy segura que me va a gustar mucho ser abuela y si tengo las condiciones físicas y mentales para entonces creo que podría serlo.

Cada uno tenemos nuestra forma de ser, también cuando somos abuelos, y todas aportan a los nietos. Me voy a permitir hacer una lista de las cosas que creo que puede hacer un abuelo por sus nietos:

  1. Ser un Contador de Historias. Los abuelos lo tenéis todo: sabéis un montón de cosas y, además, tenéis mucho más pasado que ellos (habéis vivido en casa sin tele y sin baño!!). Fuera de la broma los niños no dejan de repetir las historias que les cuentan sus abuelos: historias que pueden ser cuentos, historias de su vida, historias de sus padres o de ellos mismos cuando eran pequeños, historias de la historia,…
  1. Darles Tiempo. A un niño le encantan las historias, sí, pero no en cualquier momento. Ellos también tienen sus ratos e incluso, cuando has encontrado el momento bueno para contarle una historia, tienes un tiempo determinado porque su atención es lo más difícil de mantener. Mil veces te pasará que cuando has llegado a lo profundo de la historia cuando los Reyes Godos estaban a punto de decidir el destino de sus súbditos, tu nieto te corte y te pregunte: “Abuelo, abuelo, ¿Cuándo van a venir los primos?”, por ejemplo.
    Si estáis con ellos el suficiente tiempo encontraréis esos momentos y conseguiréis ese momento mágico que pasa cuando un niño le cuenta a otro una historia y dice “ Me lo ha contado mi abuelo”, prueba irrefutable de que es una verdad como un templo.
  1. Ser Permisivos. Los abuelos son abuelos y tienen que ser permisivos con sus nietos. Como se suele decir, deja la educación para sus padres y tú, dedícate a disfrutar de ellos.
    Claro que los abuelos educan también si están con los niños, pero tienen muchas más herramientas que los padres: pueden hacer más concesiones, pueden permitirles hacer cosas por el carácter excepcional del momento,… Los niños no quieren abuelos que les regañen, para eso ya tienen a Papá y Mamá. Hay que ser listo, cuando vengan los padres a por él se lo dices por lo bajini y ya se ocuparán ellos de que caigan los truenos y rayos del cielo encima del niño. Además seguro que ellos conseguirán que el niño les diga lo que ha hecho mal sin ni siquiera delatarte.
  1. Tener un Algo Especial con Cada uno de Ellos. Este Algo Especial puede ser cualquier cosa: una afición común y compartida, una receta que sepas que le guste, un momento concreto un día de la semana o del año,… cualquier cosa. No es que haya que buscarlo (o quizás sí), lo mismo es algo cotidiano que haces con él y que está bien que perdure en el tiempo. Pero sería un algo por lo que te recordaría siempre, son de esas cosas que días como hoy diría: yo con mi abuela, de vez en cuando, me iba solo al cine y nos hartábamos a palomitas…
  1. Y, por último, Descansar. Esta es la mejor de todas: la certeza de que después del día (rato, semana, mes) que has pasado con ellos, se volverán a su casa y volverá tu tranquilidad. Tranquilidad para que tu descanses y otros les críen. Descanso para que otro día tengas ganas de que vengan a ponerte la casa patas arriba.

abuelos 2

Si  tú que me lees todavía no eres abuelo pero ya eres padre, que sepas que todo el listado también te aplica a ti, salvo  los puntos 3 y 5 que sólo podrás disfrutar contadas veces. [Nota mental: Con esta frase me aplico tirón de orejas a mi misma y me recuerdo que, por cansada que esté, tengo que recuperar la buena costumbre de contarles historias antes de irse a la cama.]

No puedo cerrar la lista relacionada con los abuelos sin incluir dos puntos adicionales que sólo aplican a los padres:

  1. Transmitir Amor Incondicional a los Abuelos. Ellos son únicos en las vidas de tus hijos: les dejarán huellas imborrables, les aportaran otro punto de vista, otra manera de hacer las cosas,… parte de tu tarea como padre es que los quieran con locura. Si el abuelo ya no está no te aflijas, sólo tienes más tarea: Deberás ser tú el que le cuentes todas esas cosas de las que era capaz su abuelo.
  1. No Abuses. El secreto siempre está en la medida. Para que de verdad todo funcione, los abuelos son los que tienen que querer hacer las cosas con tus hijos. Ellos son los que marcan la pauta. Porque para ser Abuelo con mayúsculas se tienen que dar todos los puntos anteriores y también tú tienes que poner de tu parte.

Un placer. Como siempre.

Un año más

Etiquetas

,

Ya ha pasado otro año más. Hoy cumples 8 años. Cómo pasa el tiempo! Te estás haciendo mayor…

Hoy ha ido papá a buscarte al cole para que comáis juntos y luego por la tarde, además de la prueba en el nuevo equipo de fútbol, viene la familia a celebrarlo. Esta vez los abuelos de Cartagena no estarán que andan de vacaciones. Estoy segura que lo vamos a pasar muy bien.

8 años

Desde hace unos meses me traes un poquito por el camino de la amargura… Supongo que es porque te haces mayor, porque necesitas reencontrar tu sitio y hacerte un hueco entre tus dos hermanos que lo acaparan todo. Estas muy contestón y desafiante y la verdad es que muchas veces pierdo los nervios. No vayas a pensar que estamos todo el día peleando, si tuviera que cuantificarlo podría ser que el 80% del tiempo eres un amor y el 20% no.

Chiquitita está loca contigo. Cuando ella se descontrola, la consuelas mucho y le ayudas a que se le pase y entienda que no pueda hacer esto o aquello, aunque muchas veces a ti también te desespera. La gran batalla que tenéis tu hermano y tú es ver con cuál de los dos quiere meterse en la cama, cuál es el que le da un poco de yogurt,… Vais empatados, ella os adora a los dos.

Para el Rubio sigues siendo su modelo y lo pasa fatal cuando no le tratas bien o le dices cosas feas. Tú todavía no caes en esas cosas, ya caerás cuando seas mayor, pero el pobre lo pasa fatal. Jugáis un montón y lo pasáis en grande. Últimamente habéis empezado a jugar mucho juntos a las paradas en el salón y os podéis pasar el rato haciendo eso.

No te imaginas cuánto sabes de Mitología! No puedo entender cómo te acuerdas de tantos nombres y tantas leyendas. A ver si para el año que viene encontramos algo chulo que hacer en torno al tema.

Con respecto al fútbol este es, en principio, tu último año en el Esperanza. El año que viene cada uno de los hermanos pasa a entrenar y a tener partidos en días diferentes y es muy difícil encajarlo. Hemos encontrado otro club que entrena cerca de casa. Hoy tienes la prueba. No te hace mucha gracia, tú sólo quieres jugar con tus amigos. Yo creo, que si al final aceptas (papá es muy muy persuasivo y se lo ha puesto como objetivo), lo vas a pasar en genial como lo has pasado en el Esperanza. Papi cree que es importante que sigas entrenando, que tengas cosas que sean tuyas y que conozcas a más amigos.

Espe

Este año en el Esperanza fue un comienzo difícil: te cambiaron de equipo junto con otros dos del equipo del año pasado. Ha sido un acierto. Este año lo has pasado realmente bien, en un equipo realmente sano donde todos jugabais y sabíais sacar lo mejor de cada uno. Has metido 8 goles en la liga y eso que juegas en las bandas.

En el cole todo va genial y tus amigos te quieren un montón. En la reunión con la profe nos dijo que eres un cielo de niño y que además eres muy listo, que enseguida entiendes todo e incluso sacas tus propias conclusiones. También dice que como te cuesta poco, no entiendes que cuando te cuesta un poco lo único que hay que poner es un poco de esfuerzo. El ser limpio y ordenado no es una de tus virtudes.

Sigues siendo un tirillas muy moreno y, a estas alturas, ya se te nota la marca de los calcetines y la camiseta.

Yo sigo loca por ti. Felicidades!

Un placer. Como siempre.

Primerizos

Etiquetas

,

Tengo un amigo que pronto va a ser papá. Está como un flan. Su vida pronto se parecerá a la mía: andará entre pañales, biberones, luego llegará la guarde y el cole con sus disfraces, libros, más tarde… qué se yo, lo normal por lo que todos pasaremos.

Pero es que este amigo no empezó esta fase de su vida como yo. Yo me lié la manta a la cabeza; él, supongo, se liaría la manta, el albornoz y todo lo que pilló a mano. Él y su pareja decidieron tener un bebé y optaron por la opción del “embarazo subrogado”. Yo no sé muy bien lo difícil o fácil que es eso, ni cómo llegaron a esa opción, ni exactamente lo que significa. Lo que sí sé es cómo se vive eso desde los ojos de mi amigo.

Il2dads Sigue leyendo

Un San Isidro diferente

Etiquetas

Por delante tenemos un nuevo fin de semana largo de esos que se agradecen siempre, en los que tienes más tiempo para descansar, para hacer cosas,… Es San Isidro y estamos en Madrid, no hay excusa para no hacer algo especial con los peques de la casa este fin de semana. Aquí tenéis algunos:

sanisidro-9817e-lacuatroestacioncitasweb

Pekeblau: Las cuatro estacioncitas. El día 14 a las 11h, en la Plaza de Oriente. Música clásica para niños. También los días 15 y 16  a la misma hora y en el mismo sitio con otros programas, aunque este es el que más me ha apetecido a mi.

Festival-Pichikids

PichiKids, en tres espacios de Madrid Rio (Domingo 15). Todas las actividades/talleres son gratuitos y sin reserva:

  • Escenario con conciertos durante todo el día.
  • La Nave de Terneras donde se celebrarán múltiples talleres simultáneamente desde las 11 hasta las 19 horas: robótica, electrónica, papiroflexia, superhéroes, arte y yoga.
  • Skatepark de Madrid Río: con exhibiciones y talleres de Skate y Break Dance.

sanisidro-f2181-fuegoselretiroweb

Pirotecnia en el Retiro los días 14 y 15 a las 22:30. El año pasado fui con mis Condicionantes y la verdad es que estuvo genial! Eso sí, hay gente para aburrir, preparad los hombros o llevad una escalera.

No os quedéis todo el fin de semana tirados en el sofá. Salid y disfrutad.

Un placer. Como siempre.

La Sala de Despiece

Etiquetas

Aquí viene otro capítulo de “porque nosotros nos lo merecemos” facilitado por mis incansables suegros que tuvieron a bien quedarse con mis tres Condicionantes este domingo pasado. En este capítulo decidimos dejar a un lado el cine e irnos a comer, esta vez a La Sala de Despiece (Ponzano, 11).

Estoy segura que muchos de vosotros ya lo conocéis, pero, para los que como yo, se hallan inmersos en un mundo más de niños con muchas cosas que hacer y poco tiempo para disfrutar sin ellos (que también se disfruta mucho) que te ayuden a elegir dónde ir y no equivocarse es un placer.

la-sala-de-despiece

Sigue leyendo