Etiquetas

, ,

Hoy se celebra en muchas partes del mundo el día de los abuelos, también en España. Felicidades y Gracias a partes iguales a los abuelos de mis Condicionantes.

Mis abuelos vivían en una ciudad distinta a la mía cuando era pequeña, lo cual complicaba bastante tener una relación real con ellos. Días como hoy puedes leer muchas cosas que dicen los nietos de mi edad de sus abuelos: las cosas que les recuerdan a ellos, los buenos momentos que han pasado juntos, los olores que les llevan a sus cocinas,… No voy a decir que yo no tenga algunos  recuerdos de esos con cada uno de ellos (menos de uno, que ya no estaba cuando yo nací) pero me da pena no tener más.

Abuelos

Me gustaría ser una abuela como esas. Si mis hijos deciden algún día tener hijos  calculo que yo estaré en una horquilla de entre los 60 y los 80 años (Ya… ya sé que eso más que una horquilla parece una peineta de las de llevar mantilla pero no sé hacer una aproximación mejor). Estoy segura que me va a gustar mucho ser abuela y si tengo las condiciones físicas y mentales para entonces creo que podría serlo.

Cada uno tenemos nuestra forma de ser, también cuando somos abuelos, y todas aportan a los nietos. Me voy a permitir hacer una lista de las cosas que creo que puede hacer un abuelo por sus nietos:

  1. Ser un Contador de Historias. Los abuelos lo tenéis todo: sabéis un montón de cosas y, además, tenéis mucho más pasado que ellos (habéis vivido en casa sin tele y sin baño!!). Fuera de la broma los niños no dejan de repetir las historias que les cuentan sus abuelos: historias que pueden ser cuentos, historias de su vida, historias de sus padres o de ellos mismos cuando eran pequeños, historias de la historia,…
  1. Darles Tiempo. A un niño le encantan las historias, sí, pero no en cualquier momento. Ellos también tienen sus ratos e incluso, cuando has encontrado el momento bueno para contarle una historia, tienes un tiempo determinado porque su atención es lo más difícil de mantener. Mil veces te pasará que cuando has llegado a lo profundo de la historia cuando los Reyes Godos estaban a punto de decidir el destino de sus súbditos, tu nieto te corte y te pregunte: “Abuelo, abuelo, ¿Cuándo van a venir los primos?”, por ejemplo.
    Si estáis con ellos el suficiente tiempo encontraréis esos momentos y conseguiréis ese momento mágico que pasa cuando un niño le cuenta a otro una historia y dice “ Me lo ha contado mi abuelo”, prueba irrefutable de que es una verdad como un templo.
  1. Ser Permisivos. Los abuelos son abuelos y tienen que ser permisivos con sus nietos. Como se suele decir, deja la educación para sus padres y tú, dedícate a disfrutar de ellos.
    Claro que los abuelos educan también si están con los niños, pero tienen muchas más herramientas que los padres: pueden hacer más concesiones, pueden permitirles hacer cosas por el carácter excepcional del momento,… Los niños no quieren abuelos que les regañen, para eso ya tienen a Papá y Mamá. Hay que ser listo, cuando vengan los padres a por él se lo dices por lo bajini y ya se ocuparán ellos de que caigan los truenos y rayos del cielo encima del niño. Además seguro que ellos conseguirán que el niño les diga lo que ha hecho mal sin ni siquiera delatarte.
  1. Tener un Algo Especial con Cada uno de Ellos. Este Algo Especial puede ser cualquier cosa: una afición común y compartida, una receta que sepas que le guste, un momento concreto un día de la semana o del año,… cualquier cosa. No es que haya que buscarlo (o quizás sí), lo mismo es algo cotidiano que haces con él y que está bien que perdure en el tiempo. Pero sería un algo por lo que te recordaría siempre, son de esas cosas que días como hoy diría: yo con mi abuela, de vez en cuando, me iba solo al cine y nos hartábamos a palomitas…
  1. Y, por último, Descansar. Esta es la mejor de todas: la certeza de que después del día (rato, semana, mes) que has pasado con ellos, se volverán a su casa y volverá tu tranquilidad. Tranquilidad para que tu descanses y otros les críen. Descanso para que otro día tengas ganas de que vengan a ponerte la casa patas arriba.

abuelos 2

Si  tú que me lees todavía no eres abuelo pero ya eres padre, que sepas que todo el listado también te aplica a ti, salvo  los puntos 3 y 5 que sólo podrás disfrutar contadas veces. [Nota mental: Con esta frase me aplico tirón de orejas a mi misma y me recuerdo que, por cansada que esté, tengo que recuperar la buena costumbre de contarles historias antes de irse a la cama.]

No puedo cerrar la lista relacionada con los abuelos sin incluir dos puntos adicionales que sólo aplican a los padres:

  1. Transmitir Amor Incondicional a los Abuelos. Ellos son únicos en las vidas de tus hijos: les dejarán huellas imborrables, les aportaran otro punto de vista, otra manera de hacer las cosas,… parte de tu tarea como padre es que los quieran con locura. Si el abuelo ya no está no te aflijas, sólo tienes más tarea: Deberás ser tú el que le cuentes todas esas cosas de las que era capaz su abuelo.
  1. No Abuses. El secreto siempre está en la medida. Para que de verdad todo funcione, los abuelos son los que tienen que querer hacer las cosas con tus hijos. Ellos son los que marcan la pauta. Porque para ser Abuelo con mayúsculas se tienen que dar todos los puntos anteriores y también tú tienes que poner de tu parte.

Un placer. Como siempre.

Anuncios