Una fiesta (in)esperada

Etiquetas

Contrapunto ya tiene sus 40 primaveras. Las cumplió, como todos los años, el pasado 31 de Diciembre y, sí, tuvo fiesta “sorpresa”. Ya sabéis que ando siempre como una loca y con más cosas de las que puedo abarcar entre manos, prueba de ello es el tiempo que ha pasado desde la fiesta hasta que os lo cuento y que yo desestimé hacerle la fiesta cuando pasó la idea por la cabeza.

Yo lo desestimé pero un amigo suyo no. Me llamó y me dijo que no podíamos dejar de hacerla, que no me preocupara que él se encargaba de todo: buscar sitio, tener personas de contacto en cada grupo, el qué hacer, el cómo,… vamos todo. La única cosa es que la haríamos en Marzo, total, si iba a ser sorpresa qué más daba cuándo.

Arma_una_fiesta_sorpresa_562x246En eso estábamos, todo iba rodando, a ese amigo se le unieron otro más y entre todos se llegó a la semana previa a la fiesta. Yo sólo había hecho dos cosas: avisar a la gente del curro vía wasap y mandar un mail para recordar algún detalle. El wasap digamos que estuvo a punto de pillármelo, vamos que leyó la respuesta del que se lo envié. Le respuesta decía: “Cuenta conmigo pero lo importante: conseguirás que vaya él?”. Eso debió ser en Enero.  Con una excusa tonta fue suficiente. De esto él ni se acuerda.

Volvemos a la semana previa. Decidí mandar un mail recordatorio con el asunto: “Fiesta Sorpresa de Contrapunto: 5 de Marzo”. Para ser eficiente, cogí un mail de referencia de cada uno de los grupos para tener todos los mails. Los revisé, escribí el mail y lo mandé. Eran eso de las 19:30, recién llegada del fútbol con mis Condicionantes, haciendo deberes, preparando biberón y cena,… hora punta, vamos. Algo hice mal, era previsible. Tal cual lo mandé, me metí en su correo (en casa se comparte todo) y allí lo vi. Mi mail. Y no en negrita como están todos los mails que tienes por leer, si no como leído. En mi correo había llegado su respuesta en forma de emoticono de carita triste… No me lo podía creer.

Contrapunto nunca lee los correos, tampoco suele coger el teléfono,… qué suerte la mía que aquel día andaba con poco que hacer y con el móvil en la mano. El asunto no daba lugar a dudas. Había metido la pata, el cuerpo y hasta la cabeza. Me creí morir. Todo el esfuerzo de toda la gente que había participado… menuda decepción!

No os imagináis que cinco días pasamos. Si duermes en pareja sabrás como suena tu pareja cuando duerme. Esa noche no oí a Contrapunto dormir, yo tampoco dormí demasiado. Estábamos angustiados. Hasta más de las 3 de la mañana estuvimos hablando de las diferentes alternativas: Mandar un mail diciendo que lo sabe y que la sorpresa cambia a cumple a secas (horrible idea pensé yo), Anularlo, Fingir como si nunca hubiera llegado ese mail, Contarlo una vez allí,…

banner_problemas_psicologicos

En eso, como en todo, cada uno piensa de una manera. Yo sólo tenía una cosa clara, si decía que lo sabía tenía que dar algo a la gente. No valía sólo con decir: Lo sé pero gracias de todas maneras. Él lo que más quería era no sentirse incómodo y lo más sencillo era contarlo.

Al día siguiente hablé con uno de los amigos más involucrados en el tema (que sabía a ciencia cierta que era de los que no me iba a matar) y lo primero que hizo nada más saberlo fue reírse y lo segundo decirme que en el 80% de las fiestas sorpresas el homenajeado sabe que va a ir a su fiesta sorpresa.Justo lo que necesitaba. A partir de ahí asumí y me relajé y me dediqué a ayudar a Contrapunto a andar el camino que necesitaba para conseguir que la fiesta fuese lo que fue: un éxito. Andar ese camino a su lado es bastante tormentoso, hasta me dijo que de estas ya tiene claro que “nunca nos casaremos”, pero esas son del tipo de cosas que luego olvida. Acabé por decirle: vamos a ver, vas a estar con tus amigos, tomándote unas copas y sin obligaciones hasta la hora de la comida del día siguiente. Qué más quieres! Relájate y disfruta!.

Al final, hasta mitad de la fiesta sólo lo sabíamos Contrapunto, el que no paraba de reir y yo. En ese momento en el que se le suele decir al homenajeado que diga algo, lo dijo todo. Empezó algo así: “gracias por la fiesta sorpresa, por todos los que estáis y los que no han podido estar,blablabla … Sorpresa fue recibir un mail el lunes con el asunto: Fiesta sorpresa de Contrapunto (5 de Marzo). Sí, sí, yo también recibí ese mail”. La cara de sorpresa  de todos y los comentarios eran dignos de oír. Este fue su regalo para ellos:

No sé si me casaré, pero sí sé que esta es la última fiesta sorpresa que (no) organizo.

Un placer. Como siempre.

Anuncios

Je Vole

Etiquetas

Hay temas que son recurrentes en la vida, por lo menos en la mía. Hace poco he visto la película La Familia Bélier una película de la que no que no me esperaba demasiado y de la que me he llevado muchas cosas. Entended la recomendación bajo mi contexto (mamá de tres) pero creo que incluso sacándolo del mismo la peli os gustará.

Supongo que de una manera u otra a todos nos ha pasado con nuestros padres, todos queremos que nuestros padres se sientan orgullosos de nosotros. No es que ellos nos metan esa presión, o al menos no fue mi caso, pero es la consecuencia natural de estar tú orgullosos de ellos.  Esto puede afectar a cualquier cosa: a dejar a una pareja, a irte de casa, a tener una forma de vida diferente a la suya, a que te guste el mar o la montaña,…

Recuerdo que cuando decidimos irnos a vivir juntos Contrapunto y yo, me fui por la noche a la cama de mis padres y les dije que me iba a vivir con él  en un mes. Llevábamos nueve juntos. Mi madre se quedó sorprendida, asustada. Ahora lo entiendo. Me dijo que aquello era una cosa muy seria que no se podía hacer a la ligera. Yo, en mi estilo, le dije que no le estaba pidiendo permiso, que le estaba informando (Vaya con la niña! Siempre tan… brusca…). Ella sólo estaba asustada, se iba su pequeña.

Es pronto pero también hay que tenerlo siempre presente: Raíces y Alas. Raíces para saber quién es, para hacerle persona y Alas para volar, para vivir su vida. Yo sólo llevo siete, pero son  muchos los años que te das por entero a los hijos, son una parte de ti, una extensión. Te preocupas, los ayudas, los quieres, te desesperas, te desesperan,… y parece que al irse eso va a desaparecer. Pero no. Sólo cambia. Todo eso continúa pero de otra manera.

Volar

Y no sólo al irse eso pasa, no sólo para que sepan irse tienes que darles las alas, también para ser como son aun cuando viven bajo tu paraguas. Lo que les gusta y no les gusta hacer, lo que quieren estudiar, a quien quieren querer,… todas esas son decisiones que tienen que tomar ellos y, seguramente, muchas de esas decisiones no serían las que tomarías tú pero les diste las alas. Les tienes que dar esas alas para que ellos puedan ser lo que quieran ser. Unas alas para volar.

Y no me voy a olvidar de las Raíces. Raíces para hacerles buenas personas, para que tengan un criterio propio y para que vuelvan, para que siempre vuelvan, no sólo porque lo necesiten en un momento puntual, si no porque quieren, porque les apetece, porque ha arraigado un sentimiento de pertenencia, porque sea aquí donde sientan sus raíces. Quizás algún día cuando relea estas últimas líneas opine diferente, si es así ya os lo contaré.

Si vas a ver la película no veas el video. No te quiero contar el final.

Un place. Como siempre.

Imagínate que te pasara a ti.

Etiquetas

,

Imagínate un día como hoy. Hoy en Madrid no ha parado de llover, literalmente, a ratos poquito y a ratos muchísimo. Imagínate que hace unos cuatro años unos pequeños grupos de personas empezaran a movilizarse para pedir más igualdad y que se respetaran sus derechos. Imagínate que tú y tu familia, hasta entonces, habías ido  tirando con el trabajo de tu pareja que, aunque mal pagado, te permitía comer todos los días. Tú te quejabas pero no estabas en esas, estabas embarazada de tu primer hijo y sólo pensabas en él. Imagínate cuando ves por la tele que esas manifestaciones se responden con violencia por parte del gobierno. Te quedarías atónita pero pensarías que no volvería a pasar. Pero sí. De eso hace más de cuatro años. Hoy no tienes casa. En tu barrio han caído bombas, has visto como se moría la gente, has sentido mucho miedo, has decidido dejar tu casa e intentar llegar con tu familia a un lugar más seguro. Estás en Grecia, después de lo difícil que fue llegar hasta aquí, en un campamento lleno de barro donde no hay donde guarecerse. Tuviste mala suerte porque como llegaste cuando ya había mucha gente todas las camas estaban ocupadas. Sabes que cualquier día te dicen que le toca a tu grupo la deportación y un barco te devolverá a Turquía.  Estás con tu hijo que sólo conoce la guerra, el miedo, el caminar, caminar y caminar. Lleva más de dos meses pasando frío y hambre en un campamento donde voluntarios hacen lo que pueden. ¿Te imaginas? ¿Te imaginas que te pasara a ti?. No claro. Dirás: “En España eso nunca pasaría”. Ojalá no. Yo también quiero creer que eso no nos pasará nunca. Ella también pensaba lo mismo.

refugiados

Pero volvamos a la pregunta. ¿Te imaginas que te pasara a ti? ¿Te imaginas perderlo todo? ¿Te imaginas viajar con lo puesto y no saber qué va a ser de ti mañana? ¿Te imaginas ese periplo acompañada de tus hijos?

Esta semana he hablado con Patricia de En Red SOS Refugiados. Vino hace 15 días de un campamento de Grecia. La situación es espeluznante: hambre mucha mucha hambre, tanta que el resto de cosas como vivir al raso y las enfermedades erradicadas hace décadas que están volviendo a aparecer pasan a un segundo plano. Desesperación.

Parece que desde Europa hemos montado bien todo lo referente a las deportaciones: dinero y personal suficiente. Pena de que no lo hiciéramos para poder acogerles. Se me pasa un pensamiento por la mente: Europa se merece todo lo que le pase. Esta mañana escuché una frase que demuestra a qué altura estamos. Decía algo así: “Ten cuidado no lleves esa ropa a los yihadistas que se cuelan entre los refugiados” En fin!

Buscando encontré la Plataforma cívica “En Red SOS refugiados” que está organizada para llevar ayuda lo más directamente posible, con grupos de apoyo en destino, grupos de rescate,… Os dejo su dirección web donde encontraréis toda la información de cómo se puede ayudar (desde ser voluntario hasta donante pasando por punto de recogida) y sus datos bancarios porque llevar cada contenedor cuesta cerca de 4000€.

Refugiados en Red

Un placer. Como siempre.

Liada como un ovillo

Etiquetas

Pues sí, hace demasiado tiempo que no cuento nada. Pena me daría que me pasara lo mismo que otro blog que seguía del que un día dejó de haber entradas. Tengo el firme propósito de que eso no pase con este, a ver si lo consigo y no pasa como con los propósitos de año nuevo.

Ando muy liada, pensaréis: “claro, la pobre tiene sus tres condicionantes que le quitan mucho tiempo”. Pues sí, en parte sí, pero hay otra parte en la que me lio con otras cosas y como mucho tiempo no tengo, pues hay cosas que tengo que dejar esperando.

brain_woman

Han pasado muchas cosas este mes y todas ellas me gustaría contároslas pero es cierto que cuando te pasan las cosas, las piensas, es el momento bueno para compartirlas con el resto. Es el momento donde esas cosas tienen el calor y la intensidad con la que las sientes. Contrapunto siempre me dice que debo ser más reflexiva pero sabéis qué, no tengo tiempo para serlo. Sé que no es una virtud, pero tampoco es tan malo no os parece?

Os contaré una de las cosas que he hecho en este tiempo de la que me siento especialmente orgullosa: Por fin se pudo abrir el colegio con una escuela urbana promovida por la AMPA en estos días de Semana Santa. El cole de mis niños es un Colegio Público de la Comunidad de Madrid, lo digo porque estoy segura que para muchos de vosotros esto de una Escuela Urbana en el cole es lo más normal del mundo. Aquí no. Bueno, exactamente, aquí en Madrid, en los colegios públicos no lo es (es más habitual en los colegios concertados/privados).

Soy de la que piensa que los espacios públicos hay que recuperarlos, hay que utilizarlos y tienen que ser para todos. Soy de las que lamenta que mi cole tenga unos estrictos y escasísimos 10 minutos para recoger o dejar a los niños antes de que la puerta se cierre. Soy de las que lamenta que mis hijos no puedan jugar a lo que quieran con sus amigos en el patio del cole. Soy de esas de las que no entiende nada.

No es que sea un paso enorme hacer una escuela urbana, lo sé. Es un paso muy pequeño. Pero es un paso. Los niños siguen teniendo que estar con un juego guiado, pero al menos están juntos en el cole jugando.

logo

¿Y porqué esto no se hacía antes? ¿No nos dejaban? Pues realmente no lo sé. No sé qué vino antes si la gallina o el huevo. Desconocimiento, hastío de tanta negativa, dejadez, falta de creer que sí se puede, que sí interesa,… No lo sé. Lo que sé es que por primera vez la Junta de Distrito convocó a una reunión a las AMPAS y les explicó qué cosas podían hacer para ayudarnos y qué cosas no. Desde ahí han nacido y están naciendo un sinfín de buenas iniciativas, de participación de los vecinos en el barrio. Esto puede sonar a arenga, pero no lo es. Cosas como pensar en hacer un carnaval que recorra el barrio, unas olimpiadas entre colegios, la participación también de los coles y sus alumnos en las cosas del barrio,… En definitiva: cosas que hacen barrio, cosas que hacen tribu.

Un placer. Como siempre.

Bizcocho 1,2,3

Etiquetas

,

Hoy vamos de recetas, sí me habéis pillado, cuando tengo poco tiempo tiro de las grandes recetas: fáciles, básicas, para hacer con los niños o sin ellos, esas con las que siempre triunfas.

En esta ocasión vamos con el básico bizcocho de yogurt, que muchos llaman el de 1, 2, 3 porque son las medidas que vas a tener que utilizar con todos los ingredientes. Esta receta entra en blog a petición de mi Tía Nieves, que se autoconsidera repostera novata aunque mira que lo dudo.

bizcocho

Para el bizcocho vais a necesitar lo siguiente:

  • 1 Yogurt (cuyo vaso será la medida del resto de ingredientes)
  • 1 Aceite
  • 2 Azúcar
  • 3 Harina
  • 3 Huevos
  • 1 sobre de Royal
  • Ralladura de limón, naranja,… cualquier cítrico.

Y ahora os cuento cómo lo hago yo, en contra de lo que cualquier repostero os diría (ya que él entraría en eso tan propio de la cocina como “la harina que le pida”). Yo hago todo lo que no hay que hacer en esta receta. Os diré que en mi cocina no falta la Thermomix, que será una batidora como muchos dicen, pero que cada vez que tengo que hacer cosas como esta (o como salmorejo) sin ella se me quitan las ganas de cocinar.

A lo que íbamos: Ponemos el horno a precalentar a 200º y empezamos con la receta. Lo primero que hago es hacer glass el azúcar, echo todo el azúcar y le doy potencia hasta que empieza a echar humo (literal, esto pasa cuando el azúcar se hace glass porque es tan fina que humea). Luego le echo la ralladura del limón y lo trituro. Y sigo con los “sólidos”, le echo la harina y el sobre de Royal y lo mezclo todo. Una vez que tengo todo el sólido en la máquina, le echo, de golpe, todo lo líquido: huevos, aceite y el yogur. Y lo mezclo.

Sólo te queda untar de margarina el molde y echar la mezcla. El tiempo… no lo sé, más o menos media hora. La manera de saber cuándo está es pincharlo con un pincho de esos de los de pinchitos, cuando sale limpio el bizcocho está hecho.

bizcocho

Si veis que se está poniendo muy moreno por arriba, ponedle un trozo de papel de aluminio por encima, lo que permitirá que se siga cocinando pero que se deje de hornear la parte superior. Os diré que mis bizcochos suelen tener un aspecto de volcán mucho más que muy mejorable, pero es un tema del horno (o de torpeza), lo que sí os digo es que está exquisito.

Yo normalmente le pongo una de estas dos coberturas:

  • Azúcar glass, como el que veis en la foto, para el que sólo tendréis que hacer un poco más de azúcar glass y echarlo en un colador para, dándole toquecitos, cubrir la parte superior del bizcocho
  • Chocolate. A grandes reposteras que conozco esta cobertura se les resiste, no entiendo por qué ya que no tiene misterio. Coges chocolate negro del más barato que encuentres en el super, lo empiezas a derretir en un cazo con un poco de margarina. Cuando se ha derretido, siempre dándole vueltas para que no se pegue, le echas un poco de nata o de leche (lo que tengas) y con la naranja que has usado para la ralladura, le echas un chorreón de zumo. Te saldrá un chocolate brillante y riquísimo.

Un placer. Como siempre.

Otro año más: Carnaval

Etiquetas

,

¿Os acordáis de Dedos con Pegamento? Ya ha pasado un año de eso con lo que es Carnaval!! Este año a nivel de disfraces ha sido más sencillo, aunque no quitó que fuera al trabajo con los dedos llenos de pegamento fuerte un año más. Cosas que pasan cuando tienes enanos.

¿Qué es otra cosa típica, típica que pasa cuando tienes pequeños y hay una ocasión especial? Exacto! Que alguno se pone malo. Hoy el Rubio se levantó ya con fiebre y ni siquiera desayunó. Mal asunto. Pero el pobre tenía tantas ganas que aplicamos el consabido dalsy y allí se fue. Pasó lo evidente, a la hora de su comida (sobre las 13h) nos llamaron porque el pobre estaba que no podía con su alma. Hemos intentado que se recuperara para poder participar en el pasacalles que organizaba el cole pero no ha podido ser.

carnaval (2)

Tenemos plan b, si mañana está mejor le puedo llevar al pasacalles del barrio pero, la verdad es que viéndole la carilla lo veo poco probable.

Para que veáis que todo sigue igual vais a ver el día frenético que he llevado: Tempranito por la mañana disfrazar a los tres (rapero el Moreno, Medieval el Rubio y Submarinista Chiquitita). Llega tarde al curro porque es imposible llegar a la hora con tantas cosas por hacer. Llamada del cole, el Rubio malo, organización familiar. Corriendo a ver el pasacalles (15:15). El Moreno me dice en el pasacalles: Tráeme los patines!! (para la extraescolar, algo se nos olvidaba por la mañana si ya me parecía a mí que íbamos muy holgados… Corre a casa a por los patines. Vuelve al cole. Aparca el coche y coge el carro para Chiquitita. Vuelve al cole. Sandwich por el camino. Disfrázate de Carnaval Veneciano. Disfruta de la fiesta. Participación del Moreno en el concurso. Gana, o más bien cree que gana porque hay otro rapero con el mismo nombre (no pasa nada, él sabe que ha debido ganar el otro, pero lleva su regalo bajo el brazo que, por cierto, no le gusta). Acaba la fiesta. Voy a rescatar a Contrapunto que está con el Rubio en casa. Me quedo con Chiquitita y el enfermo para que se despeje. Escribe esta entrada. Dales de cenar y…. me voy de cena! Bien!!!

pisco-sour-es-peruano

Claro que sí, es que las cosas no pueden ser todas para los demás, algo te tienes que guardar para ti misma. Es verdad que tantas cosas tienen como consecuencia dos cosas: Cansancio y tipazo. No hay mal que por bien no venga, no?

Ya os contaré si el peruano al que vamos merece la pena, lo que sí os diré que tengo unas ganas de pisco sour y ceviche que no veo.

Así que os dejo, que tengo mucho que hacer.

Un placer. Como siempre.