Etiquetas

,

Imagínate un día como hoy. Hoy en Madrid no ha parado de llover, literalmente, a ratos poquito y a ratos muchísimo. Imagínate que hace unos cuatro años unos pequeños grupos de personas empezaran a movilizarse para pedir más igualdad y que se respetaran sus derechos. Imagínate que tú y tu familia, hasta entonces, habías ido  tirando con el trabajo de tu pareja que, aunque mal pagado, te permitía comer todos los días. Tú te quejabas pero no estabas en esas, estabas embarazada de tu primer hijo y sólo pensabas en él. Imagínate cuando ves por la tele que esas manifestaciones se responden con violencia por parte del gobierno. Te quedarías atónita pero pensarías que no volvería a pasar. Pero sí. De eso hace más de cuatro años. Hoy no tienes casa. En tu barrio han caído bombas, has visto como se moría la gente, has sentido mucho miedo, has decidido dejar tu casa e intentar llegar con tu familia a un lugar más seguro. Estás en Grecia, después de lo difícil que fue llegar hasta aquí, en un campamento lleno de barro donde no hay donde guarecerse. Tuviste mala suerte porque como llegaste cuando ya había mucha gente todas las camas estaban ocupadas. Sabes que cualquier día te dicen que le toca a tu grupo la deportación y un barco te devolverá a Turquía.  Estás con tu hijo que sólo conoce la guerra, el miedo, el caminar, caminar y caminar. Lleva más de dos meses pasando frío y hambre en un campamento donde voluntarios hacen lo que pueden. ¿Te imaginas? ¿Te imaginas que te pasara a ti?. No claro. Dirás: “En España eso nunca pasaría”. Ojalá no. Yo también quiero creer que eso no nos pasará nunca. Ella también pensaba lo mismo.

refugiados

Pero volvamos a la pregunta. ¿Te imaginas que te pasara a ti? ¿Te imaginas perderlo todo? ¿Te imaginas viajar con lo puesto y no saber qué va a ser de ti mañana? ¿Te imaginas ese periplo acompañada de tus hijos?

Esta semana he hablado con Patricia de En Red SOS Refugiados. Vino hace 15 días de un campamento de Grecia. La situación es espeluznante: hambre mucha mucha hambre, tanta que el resto de cosas como vivir al raso y las enfermedades erradicadas hace décadas que están volviendo a aparecer pasan a un segundo plano. Desesperación.

Parece que desde Europa hemos montado bien todo lo referente a las deportaciones: dinero y personal suficiente. Pena de que no lo hiciéramos para poder acogerles. Se me pasa un pensamiento por la mente: Europa se merece todo lo que le pase. Esta mañana escuché una frase que demuestra a qué altura estamos. Decía algo así: “Ten cuidado no lleves esa ropa a los yihadistas que se cuelan entre los refugiados” En fin!

Buscando encontré la Plataforma cívica “En Red SOS refugiados” que está organizada para llevar ayuda lo más directamente posible, con grupos de apoyo en destino, grupos de rescate,… Os dejo su dirección web donde encontraréis toda la información de cómo se puede ayudar (desde ser voluntario hasta donante pasando por punto de recogida) y sus datos bancarios porque llevar cada contenedor cuesta cerca de 4000€.

Refugiados en Red

Un placer. Como siempre.

Anuncios