Etiquetas

,

Abandonados no, lo siguiente. Lo siento. Hoy por la mañana mientras venía al trabajo y me cosía los botones del abrigo, he visto la luz: esas chicas que yo creía que se pintaban en el coche no lo hacen por costumbre, que es lo que yo creía, si no porque no tienen tiempo de nada. Pues eso, que últimamente no tengo mucho tiempo.

Pero hoy no vengo a quejarme de la falta de tiempo, vengo a contaros otra reflexión que me ronda en la cabeza. Soy de esas personas de las que no volverían al pasado. Cuando alguien dice: ¿no volverías a empezar?, ¿a estar en la universidad?, ¿a disfrutar?,… yo la verdad es que soy de las que diría sin duda que no. No porque no me lo pasara en grande, si no porque no, porque estoy encantada donde estoy y porque estoy aquí por los pasos que fui dando en cada parte del camino. Porque yo ya he disfrutado de las cosas del pasado y ahora me toca disfrutar de las cosas del ahora y del futuro.

Carpe Diem

Siempre he pensado eso. No creáis que es una cosa de ahora de mamá encantada o de cuarentona pre-menopáusica. La reflexión que me ronda en la cabeza viene ahora: No sé porqué me da que a esta época me gustaría volver en el futuro. Estoy convencida que esta es una de las etapas más fantásticas de mi vida.

Claro que duermo poco, que hay cosas que me gustaría hacer que tengo que aparcar porque no tengo tiempo, que a una de las personas a las que veo con más frecuencia es a la pediatra, que de manera más frecuente de lo que quisiera estoy fuera de mis casillas…pero es que disfruto tanto!!. Disfruto de las conclusiones que se va haciendo de la vida el Moreno (a menudo totalmente surrealistas), de lo payasete que es el Rubio, de las monadas de Chiquitita, de mis errores, de los suyos,… y sé que esas cosas pasarán, evolucionarán como evolucioné yo y quedarán sólo en mi recuerdo (porque ellos no serán capaces de acordarse como nos pasa a todos con nuestra infancia).

globos

Pero sí hay una pequeña nota de nostalgia que empieza a hacerse un hueco en mi mente y eso es una cosa nueva para mí.  Una sensación que me hace entender un poco más a nuestras madres y nuestras abuelas (esto también es algo recurrente desde que soy madre); que me hace pensar que esto mismo que yo vivo ahora, lo vivieron en su día mis padres y ahora lo reviven en sus nietos; una sensación de que todo va muy rápido aunque lleve siete años en esta nueva etapa;…

Esto no lo digo con pena, porque estoy segura que seguiré disfrutando igual de las siguientes etapas de mi vida, de las partes más propias, más individuales y de las partes que comparta con ellos aunque cada vez sea más como espectadora. Pero sí lo digo desde un punto de vista consciente, es decir, del ser consciente dónde estoy para quitar todo lo gris y disfrutarlo lo más posible.

Un placer. Como siempre.

Anuncios