Etiquetas

, , ,

Lo normal es que todo vaya bien pero a veces no es así. Muchas veces pienso la suerte que he tenido. Esa lotería que es la genética, el desarrollo intrauterino,… y tantas cosas. Me siento tan afortunada.

Hoy en día, el círculo de conocidos de cada uno es infinitamente mayor que el de nuestros padres. Además, los avances médicos, permiten sobrevivir a situaciones que antes eran impensables e imposibles.

Inclusión niños autismo asperger

Quizás sea por eso o quizás porque antes no era consciente, que me gustaría dedicar esta entrada a todos los padres que tienen hijos con alguna dificultad de salud. Ser padres no es fácil, para ellos menos. Las incertidumbres, los pequeños problemas, el día a día a todos nos comen un poco, a ellos más.

Con pocas ayudas por parte de las instituciones, las familias se vuelcan en sus hijos especiales. Hijos que, como a todos, les llenan de alegrías con sus pequeños logros. Logros que en la mayoría de los casos consiguen por el tesón de esas familias que primero se tienen que esforzar por entender lo que tienen sus hijos, luego en asumirlo o vivir con ello y, por último, en conseguir que sus hijos lleguen lo más lejos posible.

Toda mi admiración y respeto para ellos.

El autismo, el asperger, el síndrome de down, el sanfilippo, el huntinton,… hay tantas cosas. Leía el otro día a una madre que se quejaba de la actitud de los otros padres cuando su hijo tiene una salida de tono propia de su enfermedad (siento no encontrar el link para ponéroslo, en cuanto lo tenga lo actualizo). El niño es igual que cualquier otro y, como tal, le trata tu su madre, pero, en ocasiones, el niño se descontrola. Somos todos muy dados a juzgar desde fuera las cosas. Esas cosas duelen, se quejaba esa madre.

La crueldad de los otros niños también duele. En esto, como padres, tenemos que hacer algo. Tenemos que conseguir que nuestros hijos respeten y tengan la empatía necesaria para que para esos niños la vida sea más fácil o, por lo menos, no sea más difícil.

Creo que está en nuestra mano ser más conscientes, informarnos, y que eso nos ayudará a abrir nuestra mente, a ver otras realidades. Y que, indirectamente, estar informados ayuda a esas personas que sufren estos trastornos y a sus familias porque ocasionalmente te puedes convertir en un trasmisor de sus necesidades y del respeto que necesitan. La visibilidad de estos trastornos también es importante a día de hoy. Si no hay visibilidad, el problema no existe en muchas ocasiones.

Os dejo alguno de los blog que leo ocasionalmente de padres y madres con niños especiales y adorables y un artículo que habla de otra madre 10. Me quito el sombrero.

Un placer. Como siempre.

Anuncios