Etiquetas

, ,

Hace ya un tiempo fui a una charla en el cole de Seguridad en Internet de la mano de Protégeles. La verdad es que me quedé un poco impresionada con lo lejos que algunos padres están de las tecnologías y los miedos que ello le provoca. Dado que yo trabajo en este mundo no valgo como parte del muestreo, pero realmente me sorprendió.

padre tirando de niño

Una cosa que el ponente dejó muy claro es que todos los padres tienen que acercarse al mundo de los chicos, cosa que cualquier madre consciente tiene claro, pero es que en el mundo de los chicos también está la tecnología. Esto no es una moda. Esto viene a quedarse.

Y no sólo viene a quedarse, sino que también reporta muchos beneficios: crea nuevas conexiones en el cerebro de nuestros hijos (conexiones que nosotros no tenemos porque no somos “nativos digitales”), les genera nuevas inquietudes que tratan de resolver, les capacita para una lectura en f que busca si el contenido que está leyendo se adapta a sus necesidades,…

La tecnología es como cualquier otro aspecto en la vida del niño, debe tener supervisión por parte de nosotros. Debemos controlar el tiempo que pasa haciendo las cosas (igual que no le dejas estar tres horas delante de un plato de sopa, tampoco deberías dejar que esté toda la tarde jugando a la tablet o viendo la tele), qué cosas hace (no es que tengamos que estar encima, pero a que cuando ha pasado media hora y no sabes qué está haciendo tu hijo, te acercas al cuarto a ver qué hace. Esto es lo mismo), qué cosas le interesan, qué amigos tienen,… La tecnología es y será una extensión de su vida. Una parte más. Y, además, no podemos negársela.

Tecnología y niños acompañados

La precaución es uno de los básicos de los padres, pero también lo son las alas y eso no podemos olvidarlo. Yo misma al empezar con este blog miré y me informé de las buenas prácticas. Porque este es un blog sobre mí y mis cosas, donde vierto mis opiniones y si me lees a menudo seguro que me acabarás conociendo bien. Pero una cosa es que te conozcan y otra cosa muy distinta es que yo de datos personales de esos que vienen en el DNI sobre mí o los míos por aquí. Puede que, por alguna razón, alguno de los lectores que me leen y no me conocen en persona, acabe siendo un amigo mío y conozca esos datos, pero será sólo porque hayamos conectado y hayamos forjado una amistad. Esta es la misma precaución que tenemos que tener con los niños.

Hay que explicarles las cosas como son pero para eso hay que conocerlas y esa es una tarea exclusiva del padre. Si os interesa el tema os sugiero que profundicéis en la página de Protégeles que hace un alegato por el uso de las tecnologías por parte de los niños con el acompañamiento de los padres. Si queréis, también podéis poneros en contacto conmigo por mail y os hago llegar un documento que os puede ser de utilidad.

niños mirando tablet

Yo tengo mis propias razones y soy de las que opino que mis hijos seguirán usando tablets y móviles. En este artículo tenéis otras razones a favor y, en este otro, razones por las que estos dispositivos no se deberían de dejar a niños menores de 12 años en opinión de su autora. Somos padres y cada uno tenemos que tomar nuestras propias decisiones sobre cómo educar a nuestros hijos.

Un placer. Como siempre.

Anuncios