Etiquetas

,

¿Te imaginas que te rompes la pierna o el brazo? Se me ponen los pelos como escarpias sólo de pensarlo. No. No me lo puedo permitir.

madre tortuga escayolada

El otro día por la noche, cuando las fieras dormían y  ContraPunto estaba cultivando relaciones fuera de casa, es decir, yo solita, tranquila, feliz,…(no entendáis con esto que no adoro a mi TodoEsNada y a mis enanos ) me hice una de esas cenas que te la haces porque te gusta y quieres disfrutarla. Pues en esas andaba cuando, Pum!, me llevé por delante con el dedo pequeño pie una de las sillas del salón. ¡Qué daño! ¡Se me caían los lagrimones del dolor que tenía! El dolor me sigue durando y ya hace más de una semana. Hasta pensé que me lo había roto pero me dije: no, no puedo ir al médico a ver si se le va a ocurrir entablillármelo y no pueda conducir, llevar a los niños al fútbol, arañar 10 minutos del trayecto a casa desde el trabajo,.. No me lo puedo permitir.

Me han contado también en esta semana a raíz de mi dolor intenso, de otra trimadre o tripadre (no recuerdo) que se ha roto la pierna esquiando. ¿Os imagináis? Nada. Prohibido terminante los deportes de riesgo. No te lo puedes permitir.

ContraPunto, como su nombre indica, cuando hemos comentado este tema ha visto justo lo contrario que yo: una oportunidad. (¡!) Una oportunidad de estar más tranquila porque va a haber cosas que no puedas hacer. Porque esas cosas que no vas a poder hacer las va a tener que hacer otra persona, lo que te va a permitir tener tiempo para ti, para las cosas que te gusten.

mamá escayolada

Mentiría si no os dijera que estas son las cosas que me gustan de mi ContraPunto pero también son las cosas que odio. Tenemos unos puntos de vista de la vida lo suficientemente distintos (a veces diametralmente separados) que nos hacen trabajar en una dirección distinta a la que de manera automática haríamos por separado. Yo no tengo a mi lado una persona que a todo me diga que sí. Peleamos cada una de las decisiones. Eso a veces es muy cansado pero también te ayuda a crecer, a ver las cosas desde otro punto de vista, a analizar las cosas e incluso, a veces, a llegar a una conclusión común.

Supongo que sí, que como con todas las cosas en esta vida, romperte una pierna siendo madre de los que sean te haría buscar soluciones y encontrarlas. El mundo no se pararía: los niños ayudarían más y adquirirían esas nuevas habilidades y las meterían en sus rutinas para siempre, ContraPunto se acomodaría a la nueva situación y echaría todas las manos posibles, seguramente podría leer algo,…

A pesar de todo, en este tema, sigo pensando lo mismo por muchos pros que tenga. Es sencillo. No me lo puedo permitir.

Un placer. Como siempre.

Un placer. Como siempre.

Anuncios