Etiquetas

, ,

Esta entrada tiene un único objetivo que es el de que nos concienciemos. Nos tenemos que concienciar sobre que hay muchas cosas que pasan sobre las que no podemos hacer nada, pero si nos miramos y nos conocemos hay al menos dos que podemos coger a tiempo: el cáncer de mama y el melanoma maligno.

Esta es una imagen muy muy ilustrativa del cáncer de mama:

Cancer de mama

Así que ya sabes. Si tienes cualquiera de esos síntomas, ve al médico. No lo dejes más.

Y aquí tenéis un vídeo del melanoma. Se llama “Querido yo a los 16 años” que es lo que me ha llevado a hacer esta entrada.

Querido yo a los 16 melanoma

Nos piden 10 minutos al mes. Sólo 10 minutos. Tengo una amiga que lo tuvo y ¿sabéis cómo lo vio?. Se estaba secando el pelo después de teñirse en casa y pensó: “vaya!, ya me he manchado la espalda con el tinte!” . Se intentó lavar pero no salía. Se dio cuenta que no era una mancha de tinte, era un melanoma. La operaron y hoy por hoy está bien pero tuvo suerte que lo vio. ¿Qué hubiera pasado si no?

En mi condición de madre esta concienciación tiene que ser doble: para mí y para mis niños. Yo soy de piel morena, como mi mayor y la verdad es que siempre he sido muy laxa con las cremas solares porque nunca me he quemado. He sido laxa conmigo y con mis niños. A partir de ahora no lo seré.

Una cosa más os diré, según mi forma de ver la vida con los niños hay que ser muy transparentes. Son niños pero la manera de que entiendan las cosas es explicándoles realmente lo que son. En este caso me refiero al hecho de echarles crema, que simplemente podría ser un “te la echas porque sí”, pero si tu les explicas que puede pasar si no se echan crema (sin dramatismos) ellos mismos se concienciarán de que tienen que hacerlo. En el cole están en el programa de “Si, salud” que promueve una alimentación sana en los niños. Supongo que muchas de las cosas que les inculcan no les han llegado a calar, pero también sé que otras sí como es el caso del consumo del azúcar. No es que mis niños no tomen azúcar pero les preocupa, sí lo tienen en mente. Es bastante sorprendente (para bien) que un niño de seis años te diga: “no, no me voy a comer esa chuche porque esta mañana ya he tomado galletas de chocolate”, lo cual refuerza mi forma de actuar.

Mirémonos. Cuidémonos. // Hablémosles. Cuidémosles.

Un placer. Como siempre.

Anuncios