Etiquetas

,

Lo que nos gustaba cuando estábamos en el colegio que hubiera un día de fiesta y no tuviéramos cole… qué distinto se ve todo desde el lado de los padres!

días sin cole

En mi caso, cuando éramos pequeños, mi madre no trabajaba con lo que días sin cole, enfermedades o cualquier otra razón no era un problema. Mamá siempre estaba en casa. Ahora las cosas son bien distintas. En casi cualquier familia ambos padres trabajan y la más mínima fiebre hace temblar todos los huesos de tu cuerpo.

He de decir que en mi trabajo y en el de mi Contrapunto son bastantes flexibles pero claro, tenemos demasiados Condicionantes y son demasiadas las veces en las que tendríamos que recurrir a la benevolencia de nuestras empresas. Buscamos otro tipo de solución que nos apañase para esos días. En nuestro caso decidimos contratar a una empleada de hogar “a medias” al principio con otra mamá del cole y ahora con mi madre de manera que tengamos cubiertas todas las horas lectivas. Con esta solución, si un día se pone malo alguno, la chica se queda con ellos y nosotros, cuando vuelva todo a la normalidad, le devolvemos las horas que corresponda. No es una mala solución: necesitas vivir cerca de la persona que compartes y que la empleada se adapte a esa flexibilidad.

El problema es que sigue habiendo demasiados días sin cole (incluyendo vacaciones) y que los niños, cuando no están malos, se aburren como una ostra en casa con lo que cuando llegas tú están que se suben por las paredes. Te pasas el año buscando alternativas.

cociliar

Luego llega verano que es larguiiiiisimo… prepara la cartera para pagar campamentos (y en mi caso multiplícalo por tres), intenta que a los niños les guste y que no sea un aparca niños o una extensión del colegio, ajusta tu horario laboral para poder irlos a buscar,… Campamentos que sólo hay en julio, por cierto, por lo que, sí o sí, tus vacaciones son obligatoriamente en agosto pero como ya te has cogido muchos días de vacaciones para cubrir los días sin cole y las enfermedades / médicos varios con suerte te quedan sólo dos semanas de vacaciones. En el mejor de los casos esas dos semanas podrás compartirlas con toda tu familia, incluido Contrapunto, en los otros, hay que organizarse para que estén los niños unos días con Papá y otros con Mamá. En resumen: un desastre.

Pero la vida sigue y la rueda sigue rodando. Alternativas de solución: pocas. No soy partidaria de que los niños tengan más días de clase. Sí estaría bien que los días no lectivos tuvieran cierto sentido (recordáis que el año pasado fue festivo el miércoles anterior al último día de clase del año?!!). También estaría bien que tuviéramos algún día más de vacaciones (a lo mejor sólo para los que tenemos niños [jiji] además seguro que fomenta la natalidad).

De cualquier forma, y como buen alma contradictoria que soy, estoy deseando que lleguen las vacaciones, de la misma manera que cuando llevamos un tiempo de vacaciones estoy deseando que llegue la bendita rutina.

 

Un placer. Como siempre.

Anuncios