Etiquetas

, , ,

¿Creéis que alguna vez nuestros padres se preocuparon por cómo nos sentíamos cuando éramos pequeños? ¿si sabíamos o no gestionar nuestras frustraciones? ¿si teníamos el síndrome del hijo del medio?… honestamente yo creo que no. Creo que todas estas cosas son cosas de ahora y creo que aportan cosas buenas pero también creo que es otro quebradero de cabeza que se traslada a los padres. Yo soy la tercera de cuatro hermanos, la última de las chicas y la siempre incluida en el grupo de “los pequeños”. Me llevo 11 meses con mi hermano y mi recuerdo de la infancia es un recuerdo feliz. Sin problemas, sin carencias, sin ausencias,… Normal. Feliz.

Ya sabéis que en casa somos 5: tres condicionantes, mi contrapunto y yo. Y todavía estamos en la fase de encontrar cada uno nuestro sitio. Realmente es que el sitio de cada uno va cambiando con las cosas que van pasando.

simpson

Como sabéis el Rubio tiene carácter, es orgulloso, cabezota y perfeccionista y además no le gusta dormir desde que nació. Todas estas cosas son simplemente características, que en sí no son ni buenas ni malas. Las que para uno pueden ser virtud para otro pueden ser un defecto. En el caso del rubio, es todavía demasiado pequeño para determinarlo, lo que sé es que es un sol, un amor pero cuando se cruza es bastante difícil conseguir que vuelva a su ser. Y como en la mayoría de las casas, en la mía vamos atacando problemas según se presentan. Nos vamos (o por lo menos yo) focalizándonos en pequeños objetivos para alcanzar un fin. El final del año anterior y principio de este el objetivo ha sido mejorar la autoestima del rubio. No es que el rubio no se quiera, que se encanta, es que su espejo es su hermano y eso hace que se mezcle el “mi hermano lo hace todo bien” o “mi hermano lo hace mejor” junto con el “yo solito” y tengamos un resultado no muy beneficioso. Desde el año pasado su profe nos dice que Rubio no juega con los niños de clase si no con su hermano y los amigos de su hermano. A mí el primer año de entrar al cole me parece normal: llevas tres años jugando con esos amigos y a los compis del cole no les conoces de nada. Un año vale, pero el segundo año ya no me parece tan normal. Otras cosas que nos comentó es que no se deja ayudar por su orgullo pero se frustra porque sabe que no lo está haciendo bien… en fin! que tras esa reunión Rubio se postuló como el objetivo del mes. Nos pusimos manos a la obra, más espacio específico para él, cosas suyas exclusivas, más mimos, más qué bien lo haces, más es normal que el hermano lo haga mejor pero tú eres el que mejor lo hace con 4 años, jugar a ver qué rápido te desenfadas… Resultado: Está mucho mejor y hasta en el cole lo han notado. Consecuencia: el moreno ha entrado en barrena. Argg! Argg Pues sí, es que una no puede estar tranquila, supongo que se le une que él ha notado que Rubio está haciéndose con un espacio específico que seguramente ocupaba él en parte a que está en esa fase de la goma, en la que todavía son niños y quieren que la goma se recoja para estar cerca de nosotros pero también quieren estirar la cuerda para saber hasta dónde pueden llegar. Estoy preocupada. Todas las madres lo están por sus hijos. Próximo objetivo: Que el moreno encuentre su sitio (y que a ser posible los sitios dejen de moverse!!). ¿Alguna sugerencia?

Un placer. Como siempre.

Anuncios