Etiquetas

, , ,

Si terminar un libro a veces resulta complicado a cualquiera, pensad lo difícil que resulta a una madre de tres. El tiempo no existe y si existe, no es que haya otras mejores cosas que hacer, es que necesitas hacer otras cosas que son más prioritarias.

arbol

Ayer me acabé por fin el libro de hace dos navidades…[Dispara, yo ya estoy muerto] y lo he podido acabar porque me ha gustado claro y aunque pasara meses sin abrirlo, siempre te apetecía pasar un rato en la Huerta de la Esperanza. No voy a hacer aquí la crítica del libro, porque sólo decir que lo he acabado es suficiente para saber que lo he considerado bueno. A estas alturas y con tan poco tiempo como el libro no te enganche es más fácil que se quede olvidado en cualquier rincón que acabarlo.

Yo soy lectora de siempre. Uno de mis primeros libros de los gordos fue El Señor de los Anillos del que mi hermano decía que me saltaba páginas y que era imposible que me lo hubiera leído. Puede ser, la verdad es que no me acuerdo si me las saltaba o no, era muy pequeña, pero siempre me ha gustado tener un libro bajo el brazo.

abrir-la-mente-a-la-lectura

Actualmente soy una magnifica contadora de cuentos, casi todas las noches Contrapunto o yo leemos cuentos a los niños. En mi caso tengo dos modalidades, la modalidad lectura tradicional y la modalidad cuento de imaginación esta modalidad empezó para esos días en el que sólo decían otro más, otro más,… y yo ya estaba muerta con el único deseo de que se durmieran. Los cuentos de imaginación se cuentan con la luz apagada para permitir dejar volar la imaginación (y para que se vayan durmiendo también, claro!). Hoy por hoy no podría decir si me gusta más contar cuentos de imaginación o los cuentos tradicionales. A veces son ellos los que me piden que les hable de algo en concreto, o les pido que me den los personajes y otras todo corre de mi cuenta. Hay días que salen mejor y otros que peor. Al principio todos mis cuentos hablaban de un niño moreno que tenía un hermano rubio y a los que les pasaban mil aventuras. Ahora, hasta en esto, se nota que se hacen mayores y ya al mayor (6 años) no le interesa si sale o no en el cuento lo que le interesa es la historia. Al pequeño (4 años) todavía le hace una ilusión bárbara salir en los cuentos y no te digo lo contento que se pone si de repente aparece algún primo suyo en algún recoveco de la historia.

No sé si habéis tenido tiempo de pasaros por alguna librería a ver los cuentos que hay ahora para niños. Son sencillamente espectaculares. En casa los Reyes Magos siempre traen cuentos chulísimos y luego, durante el resto del año, no podemos evitar adquirir algún otro con cualquier excusa. Tenemos una librería tal, como seguro muchos de vosotros, que estoy pensando cómo hacer un entorno donde compartirlos y que otros nos dejen a nosotros sus hallazgos. Me encantaría que mis hijos se aficionaran a leer por la cantidad de mundos maravillosos que os abre, ya os contaré si lo hacen dentro de unos años.

elc

Aquí os dejo una sugerencia: El libro negro de los colores. Un libro en braile y escrito absolutamente negro. Buscando en internet he visto que también está para Ipad con un formato más que interesante. No dejéis de mirar este link para verlo.

Si se os ocurre cómo hacer el banco de libros o ya lo hacéis vosotros entre algunos amigos, compartidlo por favor.

Un placer. Como siempre.

Anuncios